El Olivo. Oleo Elvira

 

El olivo “Oleo Europaea L.” pertenece a la familia botánica de las oleáceas. Muchas de estas especies contienen aceites en sus frutos y flores y normalmente son arbustos árboles. Es una planta dicotiledónea y con diversidad de formas. 

Dentro del género Olea Europaea L. se incluyen tantos los olivos de cultivo como los silvestres. Los silvestres pertenecen a la variedad Sylvestris, mientras que los cultivados pertenecen a la variedad Sativa.

El olivo de cultivo se obtiene por propagación vegetativa del acebuche, el olivo silvestre.

Del Olivo “Olea Eropaea” existen una gran gama de variedades. En toda la península ibérica se cuentan más de 250, lo que también implica una gran variedad de aceites.


Más del 90% de las plantaciones de olivos se concentran en la cuenca mediterránea, pero su cultivo se ha extendido también por América, Asia y Australia.

Sus orígenes remotos se ubican en palestina, las pruebas físicas nos trasladan al norte de África. Allí se encontraron los restos fosilizados más antiguos de un olivo perteneciente al paleolítico.

El cultivo del olivo se remonta a más de 5000 años en oriente próximo. Los agricultores han ido escogiendo los mejores árboles y aceitunas dando lugar a una gran gama de variedades.


Así veremos en:

- Grecia: La Korineiki.

- Italia: La Corantina o La Cucco.

- Francia: La Tanche.

- Túnez: La Chetoui.

- España: La Picual o La Hojiblanca.