Características olivo. Oleo Elvira

 

El Olivo pasa en su desarrollo por dos etapas importantes:

   •La Etapa Juvenil

Se caracteriza por una mayor capacidad de enraizamiento y por sus hojas, que en ésta fase tienen más grosor y son de menor tamaño, además de que sus ramas poseen entrenudos también pequeños.

   •La Etapa Adulta

Se distingue, sin embargo, por su disposición reproductora. El árbol pasará de la etapa juvenil a la adulta en cuestión de pocos años (de 5 a 8 en ejemplares que han surgido de semillas).

Un olivo puede alcanzar en su etapa adulta de 4 a 8 m. de altura; por tanto, es de talla mediana, aunque su tamaño depende de la variedad y del emplazamiento del cultivo.

Suele tener un porte abierto, una copa redondeada y densa. Habitualmente, con la poda se intenta despejar la copa para que pueda pasar la luz adecuadamente.


El tronco tiene por lo general bastante grosor y su corteza es de color gris o verde agrisado. La situación agronómica y ambiental además de la tipología de poda que se aplique, tiene consecuencias en la forma que adopta el árbol.