Cualidades del aceite de oliva. Oleo Elvira

 
Ayuda a regular el tránsito intestinal.

Disminuye la acidez gástrica y previene

          las úlceras.


Estimula el crecimiento óseo, ya que

contribuye a una correcta mineralización

          y absorción del calcio.


Favorece el sistema endocrino, mejorando

las funciones metabólicas.


Muy indicado para la piel, ya que ejerce una

función de restauración de la humedad que ésta

          necesita.


Debido a que es un producto de origen vegetal, disminuye los niveles de colesterol considerado “malo” (lipoproteína de baja densidad).

          La cantidad de ácido oleico que contiene lo convierte en una grasa ejemplar y aumenta el 

          colesterol “bueno” (lipoproteína de alta densidad).


Mejora la absorción de las vitaminas A, D, E y K, que incrementan las defensas, tienen un efecto antirraquítico y ayudan a combatir las hemorragias.


Previene el deterioro de los órganos y los tejidos y contribuye a retrasar el envejecimiento.

Sus ácidos grasos y la vitamina E tienen efectos antioxidantes sobre la membrana celular.


El consumo habitual de aceite de oliva favorece el crecimiento durante la infancia y alarga la

esperanza de vida.


Cunde más y su rendimiento es mayor que el de otras grasas vegetales, tanto usado en frío como en caliente.


En crudo es beneficioso para el crecimiento y para el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso.
 

En la antigüedad, el aceite de oliva ya era apreciado por sus cualidades naturales.

En la actualidad, ha demostrado ser un producto saludable.


Es un alimento totalmente natural, que no contiene ni aditivos ni conservantes.


Un auténtico zumo natural de aceituna.

Aporta 9 calorías por cada gramo, cumpliendo una función energética importante.


Reduce el riesgo de padecer afecciones cardíacas, sobre todo infartos.

Mejora el perfil de grasa, la presión arterial y el metabolismo de la glucosa.