AOVE HISTORIA. Oleo Elvira

 


Desde la más remota antigüedad, el aceite de oliva fue admirado por sus propiedades, tanto nutritivas como curativas. El rico ORO LÍQUIDO ha acompañado a la historia de la humanidad, empleado como alimento, en la cosmética y para utilidades.


Para conocer el AO es necesario comprender toda la historia que hay detrás de su existencia, tanto en lo referente a su cultivo como a su elaboración.


La producción del Aceite de Oliva podría remontarse al siglo XII A.C. Los restos más antiguos de un olivo, fosilizados, corresponden al paleolítico y se encontraron al norte de África. También existen pinturas rupestres en el Sahara y restos en yacimientos de la Edad de Bronce en la Península Ibérica y en Creta: en esta última se conservan unos frescos de cuatro mil años de antigüedad en los que se representa el cultivo del olivo.

La selección del fruto del olivo con una finalidad alimenticia pudo tener lugar en Oriente Próximo. De las aceitunas se extraía un  aceite, mediante procesos aún primitivos, que se usaba posteriormente como bálsamo, como alimento y para las lámparas.

El aceite de oliva se utilizaba para iluminar los templos y otros recintos.


Ya en la edad de Hierro el cultivo del olivo se expandió por Mesopotamia,  prosperando y extendiéndose, formando grandes bosques en el denominado “creciente fértil” Fue a partir de la expansión fenicia cuando su cultivo se difundió por toda la zona occidental del Mediterráneo, en lugares como Trípoli y Túnez, así como Sicilia y el sur de Italia.

 

•GRECIA•

El nacimiento del olivo se debe,  según la civilización griega, a Atenea, la diosa de la sabiduría, que mostraba los secretos de su cultivo y sus utilidades en la belleza, la medicina y otros ámbitos. Atenea, posteriormente identificada en Roma como la diosa Minerva, se impuso a Poseidón al traer consigo una pequeña rama de olivo como regalo de mayor utilidad para el mundo.


Si nos traslad
amos a la más antigua literatura griega, Homero nombra el olivo en algunas líneas de La Ilíada y La Odisea. En esta última, existen capítulos en los que los personajes son ungidos con aceite de oliva. Asimismo, una rama de olivo fue el arma con la que se dejó ciego al Cíclope.

El olivo y, en definitiva, el aceite de oliva se hallaban presentes en muchos ámbitos de la vida en la antigua Grecia. Los atletas que participaban en los juegos olímpicos ungían sus cuerpos con Aceite de Oliva. Los vencedores eran coronados con ramas y hojas de olivo.


Una de las creencias tradicionales de la antigua Grecia era que los hijos de los dioses nacían bajo la sombra de un olivo. Por esta causa, la mujer en cinta debía dormir bajo la copa de este árbol.

Eran muchas las obras escultóricas que de un modo u otro integraban el olivo o el aceite de oliva. Una muestra de ello era la estatua de Zeus en Olympia, cuya cabeza llevaba una corona de ramas de olivo. Además, a los pies de esta estatua solía haber un recipiente con aceite de oliva con el que se ungía la figura, probablemente para evitar que el marfil se agrietara con el paso del tiempo.


El olivo de Grecia estaba íntimamente relacionado con la diosa Palas Atenea. Era símbolo de victoria, de conocimiento y de paz.

Entre las curiosidades históricas destaca especialmente la costumbre del filósofo Aristóteles de untarse con el oro líquido antes de charlar con sus discípulos. El olivo, considerado un árbol sagrado, era cuidado de una manera muy especial. Si alguien se atrevía a talar un ejemplar, podía pagarlo con el exilio y la expropiación de sus bienes.


En cuanto a la cosmética, era muy habitual el uso de aceite de oliva entre las damas importantes, que utilizaban diferentes aceites aromatizados según la zona del cuerpo. Otro documento se puede ver en el British Museum, en Londres, donde se custodia un ánfora del siglo IV a.C., donde se pueden ver unos campesinos cultivando olivos y efectuando la recogida de la aceituna con la técnica del vareo.

 

•EGIPTO•

Según la mitología de la antigua civilización egipcia, la diosa ISIS enseñó a los hombres a cultivar el olivo y a elaborar el aceite que se extraía de sus frutos. Probablemente fueron los egipcios quienes empezaron a preparar jabón con aceite de oliva; la sociedad egipcia apreciaba mucho los usos cosméticos de este producto.

Hay testimonios que sitúan la presencia del aceite de oliva en el antiguo Egipto. En una de las cámaras de Ramsés III están representadas unas vasijas de aceite. Este faraón procedía de Creta y admiraba las propiedades de este alimento. En vida, Ramsés III ordenó plantar olivos en Heliópolis. Con el aceite de sus aceitunas se encendían lámparas que daban luz al templo RA, el dios del sol.

Otro uso del aceite de oliva en Egipto estaba relacionado con el embalsamiento de las momias; también se usaban ramas de olivo como ornamentación.


Más adelante, con la creación de un gran puerto en la desembocadura del río Nilo, se incrementaría el comercio del aceite de oliva y otros productos considerados de lujo.

 

•ORIENTE PRÓXIMO•

El sur del Cáucaso, Siria, Palestina y la meseta de Irán fueron algunas de las zonas donde primero se cultivó el olivo. En la cuenca mediterránea, tanto el olivo como el aceite y las aceitunas fueron objeto de tradiciones y leyendas, unidas en ocasiones a lo sobrenatural. Por ejemplo, el aceite de oliva se usaba para ungir a los monarcas de Israel, pues ello les dotaba, presuntamente, del poder que requerían para gobernar.


Otra costumbre era verter aceite de oliva en un altar de piedra con la finalidad de estimular la fecundidad.

En Jerusalén, por otra parte, se halla el huerto de Getsemaní. Según la tradición cristiana, en este paraje, en el que existen en la actualidad olivos centenarios, Jesucristo habló con Dios.


En palestina también dejó su huella en el modo de denominar a los sabios. Conocidos como “hijos del aceite”. La causa de ésta asociación era entre la cultura poseída y la luz sagrada proporcionada por el aceite de oliva.

•EDAD MODERNA•

El cultivo del olivo se extendió hacia otras zonas templadas. Nuevas rutas comerciales se abrieron hacia el Atlántico y por el norte de Europa.

El aceite de oliva continuaba siendo usado para la iluminación y también para la conservación de algunos alimentos.


En el 1520 llega el primer olivo a América. Se trata de uno de los primeros cultivos que llevaron a los españoles durante la conquista del nuevo mundo.


Ya en los comienzos del siglo XVIII se introdujeron innovaciones en la elaboración del aceite de oliva, que sólo serían un anticipo de los profundos cambios que habrían de venir como consecuencia de la revolución industrial y del conocimiento científico.


•EDAD CONTEMPORÁNEA•

Empujada por la Revolución Industrial, trajo consigo la invención de nuevos métodos tecnológicos para la elaboración del aceite, como los sistemas hidráulicos de presión. A finales del siglo XIX en Europa se comienzan a sustituir las lámparas de aceite de oliva por las lámparas de gas para el alumbrado público.

En China se introduce en 1955 el cultivo del olivo, que desde entonces no ha dejado de extenderse.

•ROMA•

Fue en Sicilia donde se empezó a cultivar el olivo en grandes cantidades. Los romanos utilizaron los mismos sistemas de cultivo propios de la Grecia clásica. En el siglo VI a.C. llegó el primer ejemplar de olivo a la Península Itálica, extendiéndose su cultivo por la cuenca occidental del Mediterráneo.

La leyenda de Rómulo y Remo, que habían sido amamantados por la loba Capitolina, decía que nacieron bajo un olivo.


La ampliación del imperio romano se convirtió en la clave para abrir rutas estables y seguras de comercio de aceite de oliva entre Roma, Oriente Próximo, el norte de África y, finalmente, también la Península Ibérica.


Las ánforas se impusieron como recipiente para transportar el aceite. Destacaban las nominadas DRESSEL, que mantenían el aceite a una temperatura de 26ºC. Según el tipo de ánfora, cabía un volumen de aceite determinado.


En las termas romanas, tan importantes para la socialización de las clases más pudientes, centro de reunión donde se relajaban y mejoraban la salud y belleza de sus cuerpos, se solían ungir con aceite de oliva y hierbas, recibiendo, además, masajes con aceites aromatizados.


En Roma también fue muy importante el aceite de oliva para la iluminación, se empleó para candiles, generalizándose y comercializándose en los territorios del imperio romano.


Los ungüentos con aceite de oliva fueron tan importantes  como en el resto de las civilizaciones mediterráneas.


En la gastronomía de la Roma clásica ya jugaba un papel importante el aceite de oliva.


En “De Re Coquinaria”, un libro de Apicio, del siglo I d.C., se habla del consumo de aceitunas y se recopilan diversas recetas con aceite de oliva.

 

•CRISTIANISMO•

En la Biblia se destaca la presencia de más de cien citas referidas al aceite y otras tantas al olivo. Tras el diluvio universal, la paloma soltada por Noé regreso al arca con una ramita de olivo en el pico. Ello simbolizaba que la vida tornaba a florecer. Asimismo, en el cristianismo el olivo es signo de reconciliación con Dios y de paz.


También las diversas utilidades prácticas del aceite en aquella época se evidenciaban en la Biblia. Por ejemplo, en el Éxodo se muestra en algunos pasajes su uso como combustible de candelabros.

Otra referencia, la encontramos vinculada al huerto de Getsemaní, ubicado en el llamado Monte de los Olivos. Respecto a las propiedades curativas, en el Nuevo Testamento se encuentran indicios de aplicaciones terapéuticas, como cuando el buen samaritano lo utiliza para aliviar las heridas de un hombre asaltado por unos ladrones.

El empleo de ramas de olivo en la tradición cristiana del Domingo de Ramos también se remonta en la historia y se debe a una atávica creencia popular de que protege de las influencias negativas.

 

•ISLAM•

También en el Islam el olivo es el árbol fundamental.

El aceite de oliva siempre ha iluminado los hogares y lugares sagrados, como las mezquitas.


En el Corán se muestra como un árbol de valores sagrados. La aportación de esta civilización al aceite de oliva ha sido muy importante, tanto en los avances en los métodos de cultivo como en su producción y su gastronomía. No hay que olvidar que el cultivo del olivo en la Península Ibérica se extendió en la época Al-Andalus, en plena Edad Media. No es de extrañar por tanto que muchos de los vocablos utilizados en el universo del olivo provengan de la lengua árabe.

El término “Aceite” proviene de “Al-zayt” que significa Zumo natural surgido de la aceituna; o que “Almazara” proviene de “Al-ma`sara” que significa “Molino de aceite” ingenio introducido por los musulmanes en España.

•EDAD MEDIA•

Aunque en esta época la producción de aceite no fue tan espectacular como durante el imperio romano, se continuó empleando como alimento, así como para usos litúrgicos y de iluminación.

En la España medieval, la extracción y uso del aceite predominaba en los reinos musulmanes.


El aceite se relacionaba con las culturas musulmanas y judía, consideradas heréticas, el cultivo del olivo en muchas regiones de la Europa medieval cristiana fue marginado.


No obstante, la república de Venecia comerció con aceite durante gran parte de la Edad Media, actividad que continuó en la Edad Moderna y que le significó grandes ingresos.

 

•ACTUALIDAD•

El cultivo del olivo se ha extendido también por tierras no mediterráneas, por todos los continentes del planeta, excepto la Antártida.

El consumo no ha dejado de aumentar en los últimos 100 años.


No obstante, según datos del COI- Consejo Oleícola Internacional, 7 países concentran cerca del 90% de la producción mundial, en 1º lugar: España, seguida por Italia y a cierta distancia por Grecia, Túnez, Turquía, Marruecos y Portugal.

La producción en países como Estados Unidos o Australia va en aumento.