Inflorescencia, fecundación y polinización. Oleo Elvira

 

•INFLORESCENCIA

La inflorescencia del olivo tiene un núcleo del que surgen ramas, que, a su vez, tienden a ramificarse. Esto se denomina composición paniculada. En estas ramificaciones que se forman, sus flores se encuentran aisladas o en conjuntos de tres a cinco unidades.

La cantidad de flores por cada inflorescencia puede variar entre diez y cuarenta, dependiendo de la situación fisiológica del árbol y las condiciones ambientales, además de la variedad. Las flores pueden ser perfectas o estaminíferas.

Las perfectas son Hermafroditas.

Las estaminíferas son masculinas y presentan un ovario rudimentario (a veces ni siquiera existe). Éstas últimas, obviamente, al no tener un ovario que funcione, no pueden formar fruto.


•POLINIZACIÓN Y FECUNDACIÓN

Para que el fruto del olivo estructure y cuaje, se producen antes la polinización y la fecundación.

La etapa de polinización comienza cuando el polen llega al

estigma. Únicamente un tubo polínico se introduce en la parte superior del ovario. Esto es un fenómeno denominado “Selección Gamética”, en el que se escogen unos gametos para la posterior fecundación de la unión del gameto masculino con la ovocélula surge el cigoto, que más adelante se convierte en el embrión. El crecimiento de éste se inicia después de tres a cuatro semanas de floración, aproximadamente tras la fecundación, el óvulo funcional comienza a desarrollarse como una semilla.