Producción/Cosecha/Recogida. Oleo Elvira

 

  • La Recogida


Existen diversos sistemas de recogida de la aceituna dependiendo de la zona, las características del olivo y la poda, se empleará una u otra.


La recolección de la aceituna era en tiempos pretéritos una actividad en la que se implicaba toda la comunidad. En un ambiente festivo, mientras los hombres vareaban los árboles, las mujeres procedían a recogerlas del suelo y depositarlas en cestos.


Continuaba con los acarreadores, que se encargaban de llevar las aceitunas al molino de aceite. Las mujeres les dejaban llenos los costales, que ellos cargaban en los mulos. También era fundamental la figura del manijero, el responsable de dirigir al grupo para que todo funcionara correctamente.


Estas tareas hacían de la recogida de la aceituna un proceso familiar y comunal que se ha ido perdiendo a causa de la mecanización, asimismo, la demanda del aceite de oliva virgen exige en la actualidad una rápida elaboración del producto.


La fase de maduración de las aceitunas se produce en el mes de noviembre, aunque se suele extender hasta Diciembre y Enero. La forma tradicional de recolección siempre ha sido dejarlas madurar hasta que caen por si solas al suelo. Para recogerlas se utilizaban rodillos con pinchos e inmediatamente se procedía a su limpieza, retirando de los frutos los restos de tierra y hojas. Actualmente aún se emplea éste proceso pero controlando la caída para que la aceituna no toque la tierra.

  • El Cultivo


El olivo cultivado deriva por selección y propagación vegetativa del acebuche, el olivo silvestre, de porte arbustivo, hojas ovaladas y fruto más pequeño. Ambos pertenecen a la especie Olea Eurapaea L. Desde la época del imperio romano su cultivo se consolida en la península ibérica.

  • La Cosecha


Para su correcta cosecha se han de tener en cuenta requisitos primordiales, como preferencia por el clima mediterráneo y el hecho de que sus frutos no deben pesar más de 5 grs. Con la excepción de algunas variedades como la gordal. El olivo es una especie bastante rústica y su cultivo sencillo.


Entre los factores que determinan la óptima producción del olivo están:

- El agua

- La luz

PASOS:


• LOCALIZACIÓN

Elegir correctamente la zona. Los cultivos dependen mucho del sol para poder elaborar el fruto, es importante elegir la zona con inviernos moderados, en donde las temperaturas no sean por debajo de los -5ºC, ya que las heladas son nocivas. También puede sufrir con un calor seco y la excesiva humedad.


*En zona de poca pluviosidad, si la tierra demuestra cierta disposición a retener agua o si llueve mucho se necesita un sistema de drenaje adecuado.


• TRAZADOS

Dependerá de si el sistema de cultivo es o no intensivo. 

Trazado Tradicional: Separación de 7,7 m., 6,8 m., 10,10 m.

Trazado Dinámico: Separación de 5,6 m., 6,6 m.


• PREPARAR EL TERRENO

Antes de la plantación, se ha de preparar el terreno, eliminando las posibles raíces de otros árboles. Es positivo cultivar antes legumbres o algún tipo de cereal, pues se consigue eliminar raíces de cosechas anteriores. Realizar varios arados de la tierra y efectuar un análisis del suelo y luego proceder a la aportación de los fertilizantes más adecuados.


  1. LA PLANTACIÓN

  2. Dependiendo del clima de la zona en la que se vaya a plantar, se realizará en una u otra época del año. 

Áreas de clima templado: Meses de Noviembre y Diciembre

Áreas de clima más frío: Meses de Febrero o Marzo


En suelos secos: Finales del invierno

En suelos húmedos: Primavera y guardando una distancia de 10 metros entre sí.

Arar todos los años, abonar con estiércol y fosfatos durante la fase de maduración del fruto. (Meses de Septiembre u Octubre)



• LA PODA 

Regula el tamaño y la frondosidad del árbol.

Se lleva a cabo para obtener una correcta adaptación de los olivos a la climatología local y también para incrementar la capacidad de producción de los mismos.


Existen tres tipos: 

-La de formación (determina la estructura del árbol).

-La de producción (se utiliza para que la luz incida en el árbol y ayude a que las ramas formen frutos).

-La de Renovación (estimula los nuevos brotes para fortalecer al árbol).

 

•MÉTODO TRADICIONAL •


- DESHOJE  

Consiste en pasar la mano o la rasqueta por los racimos, de modo que las aceitunas caigan.


- LA RASQUETA

Utensilio con forma de peine, se suele emplear como en la técnica del deshoje.


- EL VAREO

Se lleva a cabo golpeando las ramas con unas varas con el fin de que las aceitunas se   

desprendan. Para que no caigan al suelo se extienden unas redes bajo las copas de los árboles. A continuación se echan en unos cestos de mimbre o esparto y después se depositan en sacos.


- REDES PERMANENTES

Especialmente recomendable para los olivos que están en pendiente.

Es una manera que consiste en dejar que la aceituna caiga de manera natural. Tales redes se colocan durante el proceso de maduración. Su riesgo es que el fruto permanezca demasiado tiempo en el árbol y por lo tanto maduren en exceso.



• SISTEMAS MECÁNICOS •


- BRAZOS MECÁNICOS

Utilizan el método del vareo acoplándose al tronco del árbol en ocasiones llevan una tela que hacen la función de red donde caen las aceitunas. 

Con ésta técnica pueden quedar algunos frutos por lo que se finaliza de forma manual.


En lugares de difícil acceso, a veces no se puede realizar la recolección mediante brazos mecánicos.


Dependiendo del terreno, la plantación puede ser de tres tipos:

- En Curvas de nivel

- En Bancales

- En Caballones


En el cultivo hay que seguir las siguientes pautas fundamentales:

- La Poda (según la edad, variedad y estado vegetativo).

- El Mantenimiento del suelo (con un laboreo mínimo).

- Los Controles fitosanitarios  y La Fertilización del suelo.

- El Riego (en las áreas de escasa pluviosidad).

Condiciones idóneas del suelo:

- Es bastante resistente a los terrenos calizos.

- El olivo necesita mucha luz, la falta de ella puede reducir la posibilidad de que se formen frutos.


Método de multiplicación:

El más utilizado actualmente es la reproducción vegetativa.

  1. EL RIEGO

Son varios los factores que deciden la frecuencia del riego que se debe emplear en el cultivo.


Las hojas del olivo están dotadas en el envés de una capa que las protege y al mismo tiempo disminuye su pérdida de agua en climas cálidos y secos.


El agua es un elemento crítico en el cultivo del olivo y la producción se incrementa notablemente si la aportación de la misma se da en las cantidades apropiadas. 

La falta de agua puede tener consecuencias negativas, por ejemplo: cuando se está desarrollando el fruto. Para las aceitunas negras un exceso de riego produce un retraso en la maduración.


Los terrenos encharcados pueden producir desperfectos en las raíces e incluso la muerte del olivo.


OBSERVACIÓN:

Las enfermedades son causadas sobre todo por los accidentes meteorológicos, especialmente las heladas, largas sequías o los deshielos.

Cuánto mayores sean las cosechas, más necesidad habrá de aumentar la cantidad de agua, pero con la precaución de no retener un exceso de humedad en los suelos. Por tanto el riego es básico y primordial especialmente cuando la pluviosidad es baja en primavera y otoño, dejando como resultado una tierra sin humedad, y cuando la capacidad para retener el agua es escasa, como en terrenos arenosos o compuestos de gravilla.